Menu
J. María Satué

J. María Satué

La tragedia de un pueblo que va perdiendo a sus vecinos hasta quedar vacío y abandonado es la que narra José María Satué. Escartín (Huesca) aparece hoy como un puñado de osamentas tendidas al sol pero hace cinco décadas era una aldea pirenaica bullente de vida, de historia y de una lengua románica plena de sugestividad. José María Satué asistió a esa renuncia y por eso ha dedicado gran parte de su vida a dejar constancia de la cultura propia del Pirineo aragonés y del legado de trabajos sin cuento -vidas desplegadas en un entorno singularmente extremo- que nos transmitió aquella estirpe de gigantes.

“Abandonar tu pueblo no es una mudanza. He visto gente esquivándose unos a otros para que no los vieran llorar”.

Foto: Isabel Rodríguez