Menu
José Campos

José Campos

La vida en el gran caladero de Marruecos, meses y meses faenando, es la de este algecireño curtido por los vientos y las mareas. De niño, José Campos le preguntó al maestro que si podía salir, que tenía “una necesidad”. El hombre le dijo que sí y el chaval salió por la puerta para no volver más. Aquella necesidad era la de acompañar a su padre en el barco, la de llenarlo de pescado y la de volver a puerto sujetando fuerte el timón. Con un discurso deslumbrantemente claro, José Campos habla de naufragios, de penurias a bordo, del día en que pescó una bomba y de instrumentos de navegación propios del siglo XV hasta llegar a nuestros días, cuando la entrada en la Unión Europea mandó al desguace a cientos de embarcaciones y casi ha acabado con un oficio milenario.

“De la mar me gusta todo, ¡todo! Los malos tiempos, los buenos tiempos, todo me gusta… de la mar”.

Foto: Jorge Varas